Ribs made of glass

Imagine.

Your ribs are made of glass. Something smashes against them and they break.

They shatter into pieces.

You can feel each sharp end stinging like nails inside you. Fast and deep. One, two, three, four… You lose count.

Your skin suddenly feels unprotected. No safe place to be anymore.

Your heart accelerates, your eyes burn, your teeth smash so strongly against each other.

Where does this strength come from?

Your brain responds to your question with pictures of faces. And then you know there are those few people who can put it all together with just a hug, an embrace.

If only they could put their familiar arms around you and add some pressure.

If only you could recognize their smell  close to you, everything would just fall into the right place again.

Like puzzle pieces, just like that.

 

But they are not around.

 

So the little peaces break into more little peaces.

And although they’re small, they get sharper.

That’s how desperate I get sometimes.

I can’t stop the crying.

Not so much for whatever reason I was sad in the first place, but more because I can’t get what I deeply need.

And I simply can’t fix myself. I can’t find the way.

Thankfully at certain point I realize God is with me. And as I notice Him, peace slowly fills me up again.

And I made it through one more time.

 

Alternative title: “When you really miss someone”

After three years

After three years of barely writing a few notes here and there, I find myself once again filling up notebooks with thoughts, paint, opinions, stories, lyrics, etc.

Guess I have been too busy discovering the world, looking out that I forgot to look inside. And now that I am, I am finding I have so much to tell, myself and anyone who would like to know. So much to release and leave forever written to be reread (It’s a real word).

In this new phase of publishing what I write, I think we will not only find my opinions about various matters but also lots of posts about me still adapting to this country and deeper personal thoughts, many about anxiety.

Oh! And of course, posts in English and Spanish, as that’s how my brain works.

I don’t expect to make followers, that’s not my goal. Although I would be lying if I said I don’t want people to read my posts. I write because it puts my thoughts in order, and because there is a part of us –me- longing to be understood. The thing is, not always people want to listen to everything I have to say, so I write it here.
Anyone is free to have a look and see what is going on in my world. I love hearing feedback and please feel free to correct my English or Spanish if you find anything grammatically incorrect. I won’t be offended, I have so much to learn.

Ro 🙂

Pequeña

A veces me quedo en blanco.

Me olvido de dónde estoy, cómo he llegado, qué hago aquí.

De repente todo se hace desconocido.

Para cobrar el sentido miro hacia atrás, y recuerdo los buenos momentos con ellos, mis compañeros en esta experiencia. Los que hacen que mantenga mis pies en el suelo y consiguen que nunca me sienta sola.

Y me vuelvo a sentir bien, pienso en lo que aún me queda por delante y por una parte me siento feliz.

Luego pienso en cuando vuelva, bueno, vuelva al país en el que viví los últimos años. En qué haré allí, qué me llevaré de aquí, cuál es el siguiente paso.

Y mi cabeza se vuelve loca otra vez.

Y me siento pequeña.

Estoy como perdida en un mundo de sueños, de distintas realidades, y no sé bien a cual permanezco.

Al final, miro a mi derecha, y Dios está a mi lado, sonriéndome dulcemente y diciéndome que vaya pasito a pasito, que lo tiene todo controlado.

Y ya está.

Por qué no me gusta Papá Noel

Con el título, dejo bastante claro el tema del que quiero hablar y mi posición, pero quisiera desarrollarlo.

Primero, debeis saber que yo realmente, nunca creí en él ya que mi madre tomó una decisión (que ahora agradezco) de no sembrar esa tradición en mi. Muchos direis, que no tuve infancia, ilusión, etcétera. Pues bien, tuve una infancia maravillosa y también me acostaba cada 24 de diciembre con la ilusión de abrir regalos la mañana siguiente, no creo que la ilusión esté atada a quién trae los regalos.
Así que este año, en el que estoy viviendo con tres niños, es realmente la primera vez que vivo todo el proceso de la espera de Papá Noel.

El otro día vino la mediana (tiene 5 años) con los ojos llenos de ilusión y una carta en la mano a decirme que “father Christmas” le había contestado. Me tuve que morder la lengua cuatro veces para no decirle que en realidad eran los de la oficina de correos.
Me dolió, que mi pequeña estuviera engañada. Sé que la sociedad no lo ve así, pero yo sentí que todo el mundo se estaba riendo de ella, aunque fuera por “una buena causa”. Yo creo que en ningún caso se acepte la mentira como algo normal e incluso colectivo, no me parece bien que nos aprovechemos de su inocencia. Ellos confían en nosotros, y mentirles, por la causa que sea, traiciona esa confianza en secreto.

Otro de los motivos, es porque desvía completamente la atención del 25 de Diciembre en el que se recuerda el día que nació Jesús, y sé que muchos no sois creyentes y no compartís este punto, pero sea como sea (y no quiero entrar mucho más), fue un acontecimiento histórico muy importante y lo confirma que hasta nuestro calendario se basa su muerte (A.C – D.C). Así que sólo por eso, creo que es una fecha que se debería respetar, cristianos o no cristianos. Y papá Noel no pinta nada ahí.

¿Creo que Papá Noel es una excusa e imagen del consumismo? Sí, pero el día de la madre y otros también lo son y sin embargo soy de la opinión de que aunque no hace falta un día para “celebrarlos” tampoco queda feo hacer un regalo de vez en cuando. Ese no es uno de los puntos que yo, personalmente y hoy, estoy atacando.

Las dos grandes razones y para mi suficientes, por las que yo no participaré en toda la parafernalia de ese señor, son la mentira (disfrazadla como querais, sigue siendo mentira) y la distracción que supone para el día que realmente se celebra.

Y lo de los regalos, ¿porqué no los dejamos para reyes? Sobretodo en España, que esta tradición está más arraigada. Por lo menos, tienen una historia real y que tiene que ver con la Navidad, y todo lo que ella representa, la generosidad, el compartir, el compañerismo, Jesús. Aunque ese es otro tema.

Ahí lo dejo, a reflexión de cada uno.

papa-noel

Tres meses Británicos

Tres meses.

Y no me puedo creer que el tiempo pase tan rápido.
Ya no es una idea, un sueño, ya no es novedad. Ahora todo eso es rutina.

Y es lejos mucho más de lo que me imaginaba.

Recuerdo el día que llegué. Un anochecer de Agosto, con mis dos maletitas. Después de comerme la cabeza e intentar convencerme de que lo más importante, lo que realmente necesitaba ya lo llevaba puesto, en mi. Intentando convencerme de que todo lo material es remplazable y que entonces más que nunca necesitaba no estar atada a nada.

Después de todo, llegué, con mis únicas dos maletitas, mi ilusión, mis ganas, mis expectativas. Y debo reconocer de que fue mucho más valiente de lo que me pensaba al principio.
Sólo estando aquí me di cuenta de que en realidad, estaba sola.
Porque cuando llegué no tenía nada más que mis maletitas y mis pensamientos, bueno, y mi billete de ida, ya gastado.

Ya no iba a vivir con mi familia sino con gente que entonces eran desconocidos, sin amigos, en otro país, con otro idioma.

Eso sí, con el mismo Dios, agarrándome fuerte de la mano, sin soltarla ni por un segundo, y susurrándome con ilusión que vaya pasito a pasito, y que disfrute, sobretodo que disfrute, porque Él ya lo tiene todo preparado y controlado.

Y en cuestión ¿de qué? ¿tres meses? Ya tengo construída toda una maravillosa vida aquí.

Vivo con esta familia maravillosa que cuida de mi. Mi trabajo es cuidar de unos niños que a veces absorben mi paciencia pero que me hacen esforzarme para renovarla cada día, porque los adoro. Preciosas tres criaturas que me hacen reír, amar, reflexionar, planear, jugar.

He conocido a numerosas personas interesantes que me inspiran y que sin lugar a duda me influyen.

No me falta gente para tomar un café o lo que apetezca cuando apetezca. Gente con la que me lo paso genial, con la que aprendo,gente que hace que el tiempo de verdad merezca la pena.

E incluso, amigos. Porque aunque sólo son tres meses, son muy intensos, y hay quien está viviendo lo mismo que yo, quien me comprende y con quien puedo contar siempre, quien me escucha, me abraza y hasta me empieza a querer. Y para mi, se pueden llamar amigos. Son nombres que sé que siempre llevaré en mi corazón.

Tengo mi iglesia. Rebosante de personas llenas de amor y preparadas para repartirlo. Una iglesia que me motiva, y que no me permite quedarme de brazos cruzados, porque por mucho que me empeñe en descansar, mi naturaleza no me deja quedarme de brazos cruzados.

Y ahora hasta tengo a mi amor, aquí a mi lado. Como siempre lo habíamos soñado.

Es increíble que en tan poco tiempo Dios me haya dado tanto, porque nada de esto es mérito mío.

Y ya no se trata de lo que tengo.

Sino de en lo que me estoy convirtiendo.

Estoy aprendiendo a ser, sin estar rodeada de toda la gente que me protegía, estoy completamente fuera de mi zona segura. Ahora es cuando realmente estoy demostrándome quién soy, quién quiero ser. Sin tener que aparentar nada a nadie, sin tener que rendir cuentas, simplemente siendo yo. Sin nadie que conozca mi pasado, ni mis defectos, ni mis virtudes. Mientras voy construyéndome. Mientras yo voy aprendiendo a sobrevivir, a ser más valiente, más madura, más cautelosa. A ver el mundo desde otra perspectiva completamente diferente. Darme cuenta de lo que echo de menos, lo que no, lo que necesito.

No es un año en el que me tomo una pausa para descansar, es un año en el que arranco, en el que me conozco como no hubiera podido conocerme de ninguna otra manera.

Y poco me importa lo que vean los demás. Dios y yo sabemos que Él me puso aquí, y Él sabe por qué. Yo no lo necesito saber, me basta con tener la seguridad de que dentro de unos años, cuando mire atrás, no me arrepentiré ni un segundo de cada día que pasé en Inglaterra. Serán buenos o malos, pero me hicieron sentir viva. Me hicieron ser.

Y si todo esto ha sido en tan sólo tres meses, realmente no puedo ni hacerme una mínima idea de lo que me depara el tiempo que me queda.london

Pero no depende de mi, ni de ella.

La echo tanto de menos que es como si estuviera muerta.

Como si de repente todo haya pasado a otra vida y sea imposible recuperarlo. Como ir en contra del tiempo.

La veo y casi puedo sentir su corazón.

Y la sigo necesitando igual o más.
Veces y veces he intentado dejarla atrás, olvidar y hacer como si nada hubiera sido real y tan sólo se tratara de un sueño. Pero siempre vuelve a mi mente gritando que no me rinda, que no la abandone, que está a punto de alcanzarme y que este tipo de unidad sólo se encuentra una vez en la vida. Y es un lazo imposible de romper porque va más allá de este universo.

Porque no depende de mi, ni de ella.

Y parece que hable de un viejo amor, como si hubiera estado enamorada y me hayan roto el corazón, pero no es así. Porque lo que tenemos no es esa clase de amor, y es irrompible. Yo puedo fallar, y ella puede fallar, pero todo se vuelve a renovar, igual que la luna vuelve a salir cada noche porque es un ciclo infinito.

La veo y me veo reflejada. Sus fotos son como espejo para mi. Y siento su dolor atravesando mi pecho y quisiera compartir sus alegrías, y protegerla, y reposar mi cabeza sobre su hombro.

Y también quisiera romper de un único golpe este gran muro que sólo el tiempo a creado. Que todo vuelva a ser como antes con la madurez de ahora. Compartir nuestras vidas y sentir paz otra vez.

Podría cojer cualquier avión, autobús o tren con tal de llenar este vacío que cada vez se hace más profundo. Despedirme de la gravedad.

Desde lo más profundo de mi corazón,

te echo de menos,

vuelve.

diente de

Volviendo

He pasado un fin de semana genial en París.

También es cierto que sienta bien volver a casa.

Estoy sorprendidíssima de la sensación de hogar que en este momento Inglaterra me brinda. Sencillamente, me siento satisfecha de volver a tomar un té con leche (sin azúcar), viendo el precioso aterdecer rosa y escuchando a mis pequeños jugar en el salón.
Me hace feliz.
Aquí tengo mucho. Estoy continuamente rodeada de gente maravillosa.

Tengo a mi amor, al que he echado muchíssimo de menos este fin de semana, y es curioso, porque hasta hace un tiempo sólo nos veíamos una vez al mes, y ahora un día sin verle es una eternidad.

Tengo a mis niños, que, no voy a mentir, a veces me cansan muchíssimo, pero sacan lo mejor de mi. Incrementan mi paciencia hasta límites inimaginables a cambio de amor. Disfruto siendo cómplice de mi nene mayor, con la inocencia de mi medianita y de las conversaciones con “my little one” de las cuales, en realidad, sólo pillo una palabra o, a lo sumo, dos.

Y por supuesto, mis amigos.

Sara es, (y lo sabe) imprescindible. Está tan loca como yo. Es mi roca, la que mantiene mis pies en el suelo y me anima a ser valiente. Es mi taxi (hahaha ella sabe..), es graciosa, divertida. De esas personas que siempre piensa en los demás y de las que más confío aquí.

María. María es transparente, auténtica y muy firme en lo que defiende, un ejemplo en muchos aspectos. Desprende ternura, a veces me dan ganas de cogerla abrazarla fuerte y protegerla de este mundo malo jejeje. Dejará un gran vacío, que seamos honestos, no vamos a llenar. Vas a tener que volver 😛

Johann. (I’ll translate this for you). Es francés, y no sabe español todavía, pero le queda muy poco. Johann tiene muy buen corazón, y en este fin de semana (en el cual ha hecho un trabajo increíble organizando absolutamente todo) ha demostrado que también tiene muchíssima paciencia. Siempre ayuda a todos en lo que puede sin pedir nada a cambio, y es divertídíssimo. We love you Johann.

Y este es sólo un aperitivo sobre personas de las que estoy rodeada a diario en este precioso pueblo (Marlow) del que estoy enamoradíssima.
Otro día ya escribiré sobre más gente importantíssima para mi aquí. Pero de momento, podeis entender un poco de por qué soy increíblemente feliz en este momento de mi vida, y por qué estoy tan feliz de volver a mi hogar.

.

Carta a Valladolid,

¡Qué bueno que sería poder hacer una foto desde uno mismo!
Quiero decir, pudiendo atrapar la imagen, el olor, los sonidos pero sobre todo la sensación de ese instante exacto.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, imagínate si fuera más que una imagen. Sería mejor, porque quizá, y sólo quizá, podría darme a entender. Podrían ver dentro de mi la curiosísima sensación que tengo ahora que me voy. Porque sinceramente, es indescriptible.

De repente siento que podría seguir siendo feliz aquí, y que dejo mucho, todo esto provocado por la despedida, por el hecho de tener que desprenderme de algo que, aunque no sabía, siempre había tenido. Pero me aferro a lo que sí sé: que tenía muchas ganas de irme.

Aunque ahora es extraño.

Todas estas calles se me hacen tan desconocidas, como si ya no tuvieran nada que ver conmigo aunque a la vez podría describirlas detalladamente con los ojos cerrados, como si puediera memorizar perfectamente un laberinto. Es como pasear en alguna verdad pasada, un sueño viejo, algún tipo de djavú.

Lo que pasa en realidad, es que esta ciudad está desprendiéndose de mí muy lentamente. Me acoje todavía, pero por poco tiempo, como si de alojarse en un hotel se tratara. Poco a poco me suelta la mano y me dice que durante estos largos años nos hemos aportado mucho la una a la otra, pero que siempre ha sabido que no era para siempre. ¿Qué absurdo verdad? Que una ciudad hable…

 

Al final, lo único que tengo claro entre tanta metáfora, entre tanto enriedo, es que mis horas aquí están contadas, que el tiempo se agota, y que todo se alinea en perfecta armonía, porque es como tiene que ser.

Siempre te llevaré tatuada en la piel,

adiós Valladolid.

 

Aire puro

Dos semanas y siento que vivo en un cuento de hadas.

Mire por donde mire estoy rodeada de verde, flores y preciosas casas como sacadas de un libro viejo. Los pájaros cantan, el sol se asoma, y me cruzo con personas amables que no dejan de repetir por favor y gracias. Gente que siempre lleva una sonrisa en su cara y que dulcemente te la dedican al pasar por tu lado.

Llama la atención su amor por la naturaleza, incapaces de matar ningún ser vivo que se cruce por su camino. Abren las ventanas para dejar a las avispas ser libres, enseñan a sus niños que las arañas son amigos y agradecen a las abejas  la deliciosa miel que les acompaña en el desayuno junto a una tostada integral casera.

Todavía no sé como será la gente de ciudad, pero desde luego que estos pequeños pueblos Ingleses están llenos de pequeñas maravillas.

Me siento en una roca mientras oigo pasar el rio y respiro el aire puro que me regalan los  árboles que me rodean.

Yo que me creía de ciudad, difruto estar alejada de ella donde el ruido y el humo gris de los coches invaden las calles.

Pienso que quizá Dios intenta enseñarme algo, quizá sea a amar la vida y el mundo de otra manera. A apreciar aún más cada pequeño detalle de su creación. A dejar a un lado mi piel, como un buen actor, y vestirme de todo lo que  tiene para ofrecer este maravilloso país con su maravillosa gente.

Estoy exactamente donde tengo que estar.

Me siento bien.

 

Series que sigo (o que seguí hasta el final (parte 2)

Buenos días tardes o noches!:)

En otra entreda publiqué “series que sigo (o que seguí hasta el final)” y ya que desde entonces ha llovido mucho, he decidido hacer una segunda parte con más series.

Espero que sea de vuestro interés y qué me lo digais si es así claro. 🙂

Army WivesArmy Wives.Básicamente trata de mujeres casadas con militares (hay un hombre también). Es al puro estilo “mujeres desesperadas” pero en lugar de ser en un barrio cualquiera vieven en una base militar. Es muy interesante porque en mi opinión describe muy bien y da diferentes puntos de vista sobre lo que supone el ejército para la gente relacionada con él. Está bien.

Switched at BirthSwitched at Birth (Cambiadas al nacer). Antes de que empeceis a pensar en lo cursi y típico que suena el título os diré que tiene algo muy especial. Efectivamente, trata de dos chicas que fueron cambiadas al nacer y acabaron viviendo con otras familias, y sí, la serie va sobre cómo acaban apañándose con respecto a este tema. Pero, lo más especial de esta serie es que una de esas chicas es sorda, y de verdad que es muy interesante ver como esta chica (Daphne) y otros personajes en las mismas condiciones viven su vida diaria. Yo he aprendido mucho, me ha ayudado a comprender y a abrir la mente. Además también trata el tema de las clases sociales, de lo cual también se aprende mucho. La recomiendo.

happy endingsHappy endings (finales felices).Bueno, otro sucedáneo de “friends” y “cómo conocí a vuestra madre”. No está mal, dura poquito cada capítulo así que se hace amena, aunque tampoco es que enganche. Para pasar el rato está bien.

PerdidosLost (Perdidos) ¡Sí! La estoy viendo y me llevo por la sexta y última temporada, a pesar de tanta crítica negativa en cuanto al final. De momento me está encantando y la recomiendo. Creo que le dedicaré una entrada entera cuando la acabe, así que poco más que decir de momento.

familiaFamilia. Bueno, panorama nacional. La empecé a ver por “Alexandra Jimenez” actriz principal que me agrada, y la verdad es que es una serie que me ha gustado mucho y me he tragado la primera temporada, al momento que la emitían, que es una gran excepción para mi. En general la trama es entretenida, aunque debo decir que la actuación de la madre es nefasta. Pero en cuanto a lo demás no tengo ninguna queja, así que la recomiendo.

girlsGirls (chicas).A ver, debeis saber que es una serie rara. A mi me recuerda un poco al estilo de “skins”. Trata simple y sencillamente sobre la vida de unas chicas americanas. A veces es un poco subidita de tono lo que me tira mucho para atrás. Lo que me tira para adelante es que es rara, y yo soy muy de cosas alternativas. Así que si eres como yo, échale un vistazo, sino, no te estas perdiendo gran cosa.

up all nightUp all night .Otra familiar, ella trabaja como productora de televisión y su marido es un ex abogado que ahora se dedica a cuidar de la hija pequeña (riquíssima por cierto). Es entretenida y amena y también cortita ya que cada capítulo son 20 minutos. Si te gustan las series familiares, esta es tu serie.

Y como diría el pájaro loco¡ “esto es todo amigos”!

Acepto recomendaciones de nuevas series, siempre me gusta ir renovando.

¡Espero que os haya sido útil!